Testimonio de la Reconexion de Gabriela Gomez

RECONEXION

Rita, aquí te mando mis vivencias de las dos sesiones de La Reconexión. Si bien no soy demasiado buena escribiendo es lo que recuerdo de cada una de ellas. Modifica lo que consideres, te pido que te fijes con tu escrito si me olvide de algo, si consideras que sería bueno agregarlo, hacelo tranquilamente.

I° DIA:

Me entregue a Rita con total confianza y deje que todo fluyera  y así tuvo inicio la primer sesión, que fue maravillosa!

 Primero sentí  mucho peso en la cabeza, pero no en toda la cabeza, solo en la zona de la frente, fue como si tuviera un paño muy pesado, sentì  como que me vaciaban el cerebro, luego sentí como una mano se posaba suavemente en mi cabeza, en forma vertical a la frente, durò bastante tiempo (es lo que me parecia) la mano posada, luego quedo la sensación (pensé que había sido Rita), pero, cuando le pregunte, me volvió a repetir que no se toca al paciente.

 Sentí  como el cerebro se estiraba de un lado y del otro. Cuando sentí que se estiraba el lado derecho del cerebro, experimente un sentimiento de angustia, que se focalizaba en el pecho, luego cuando ceso ese sentimiento, paso a un nudo en la garganta que luego desapareció. Si bien apareció ese sentimiento, no me angustie, solo me di cuenta, que lo experimente porque estaba ahí. Vi el color violeta y sentì una brisa en la zona de la cabeza.

Luego sentí como subía una energía desde mis pies hasta salir por mi cabeza, era como que me quitaban algo. Sentí como algo pesado y que me generaba mucho calor en la zona del ombligo hasta los muslos, pero formaba como un ovalo, no cubría la zona completa.

Empecé a sentir que comenzaba a pesar el brazo izquierdo, que lo estiraban y que alguien me lo levantaba, después de esto empecé a sentir escalofríos por todo el cuerpo, pero no general sino que se iba focalizando en distintas partes del cuerpo.

 En determinado momento era como que mi cuerpo hacia fuerzas para arriba, pero no era yo, después de esta sensación que me pareció que duro bastante, sentí una paz absoluta y me dije: “acá me quiero quedar”.

 Me desorientaban los pasos de Rita, porque si bien me daba cuenta en el lugar en donde ella estaba, era como que también estaba en otro lado o que había más pasos. Cuando regrese de ese estado de paz, sentí como que todos mis músculos comenzaron a latir y era como que saltaban.

  Me volví  a mi casa en un estado de paz y totalmente agradecida a Rita, que además es un ser encantador.

 Llegue a casa y necesite dormir un rato, hice lo que necesitaba hacer.

II° DIA:

Para mi segundo día, venia expectante pero no quería  interferir.
Me acosté y comenzó la sesión, ya desde el inicio fue distinta, no sentí la presión en la cabeza, pero si sentí como que me posaban suavemente las manos en los ojos.  Me escuchaba mi respiración, pero a la vez sentía a mi lado, del lado derecho la respiración de una persona, pero no era la respiración de Rita, estuvo casi toda la sesión.

Sentí viento del lado derecho, sintiéndolo con más intensidad en el brazo derecho. De repente sentí como que mi pecho se abría, pero del pecho paso a todo el cuerpo, o sea que mi cuerpo se abrió al medio.

La sensación era cada vez mas fuerte a apertura cada vez mayor, de ahí sentí como que en el medio de mi pecho tenía como una pelota un poco mas chica que pelota de tenis, sentía su presencia, hasta que me dio la sensación de que una mano la quitaba, hasta desaparecer.

Esta apertura del pecho se dio tres veces. Sentí que mi cabeza giraba lentamente hacia un lado y hacia el otro, pero no era yo quien generaba el movimiento, hasta que quede hacia el lado izquierdo.
No solo sentí los pasos de Rita, sino pasos de muchas personas que caminaban rápidamente alrededor de la camilla.

De repente sentí angustia del lado izquierdo del pecho que fue subiendo hasta salir por mi hombro. Luego sentí que mi brazo izquierdo comenzó a pesar como el día anterior, sentí nuevamente que me lo levantaban.

Luego entro por mi mano como una energía que fue subiendo por todo mi brazo y recorrió todo mi cuerpo generando un escalofrió general que duro varios minutos. 

Después, sentí como mi columna vertebral desde la nuca se iba moviendo, pero lo sentía internamente, como cada una de las vertebras se iba moviendo y como mi cabeza involuntariamente decía que no (pero eran los movimientos del no muy cortitos).

“Este momento fue muy raro, cuando se lo cuento a Rita, ella me dijo que vio de reojo mi energía, como cuando uno va por la ruta y ve que a lo lejos se ve como agua o sensación que se vuelve el camino difuso, cuando vio esto perdió el equilibrio”.

Sentí paz, y fue continuo. Maravillosa experiencia, inigualable.

Estoy más que agradecida por haber sido guiada hacia esta técnica y por haber sido guiada hacia Rita, un ser sumamente cálido y sobre todo un ser de LUZ, con mayúsculas. Sé que a partir de ahora mi vida es un antes y un después.

Gracias gracias gracias  … un honor haber sido tu Reconectora. Bendiciones Rita

Comentarios cerrados.